Las hoces del río Mira

Las hoces del río Mira son una serie de cañones con forma de hoz que el río Ojos de Moya / Mira, afluente del río Cabriel, ha ido creando en Mira, Cuenca.

Las hoces del río Mira son una serie de cañones con forma de hoz que el río Ojos de Moya / Mira, afluente del río Cabriel, ha ido creando en una zona de roca caliza en el municipio de Mira (provincia de Cuenca, España).

Se trata de un espacio de interés ecológico con una abundante vegetación sumergida, que sirve de base ecológica para albergar una rica fauna piscícola.

También alberga una extensa y rica vegetación rupícola y de ribera, que acoge a multitud de especies animales, propias de la serrania (ciervos, jabalíes, azores, águilas imperiales, buitres leonados, zorros, tejones, garduñas…)

La ruta que os proponemos esta semana, está compuesta por el SL – CU 06, Paseo botánico Hoces de Mira y el GR – 64 en dirección Enguídanos. En esta localidad, nosotros hicimos una ruta para quitarse el sombrero. Para ver esta ruta haz click  aquí Ruta en la chorreras de Enguídanos external

Información extraída de la siguiente web.

Como llegar al punto de inicio de la ruta

Una vez llegamos a Mira, giramos a la izquierda por un puente y seguimos el paseo Don Julián Castellanos hasta llegar al Molino de Fermín.

Del Molino de Fermín, de la hoz, o de la tía Veranea  hasta donde debemos dejar estacionado nuestro vehículo hay pocos metros.

Únete a nuestra comunidad y subscríbete a nuestro blog, ya somos más de 1100 usuarios.



 

Historia sobre el Molino de Fermín, o de la hoz, o también conocido como de la tía Veranea

No tendremos noticias claras del molino hasta el siglo XIX, cuando el 24 de diciembre de 1866, se anuncia en la Gaceta de Madrid, haber servido autorización a Don Trinitario Chafé para que aproveche las aguas del río Moya como fuerza motriz de un molino harinero que proyecta establecer en el punto denominado La Hoz, termino de Mira.

Información extraída de la siguiente web.

Coordenadas para Google Maps: N – 39° – 42′ – 09.5″ W – 1° – 27′ – 01.3″

Donde nosotros dejemos nuestro vehículo, no es un aparcamiento, es un lugar donde nosotros hemos pensando que podríamos dejar nuestro coche.

Descripción de la ruta

Una vez hemos estacionado nuestro coche, tenemos que cruzar un pequeño puente de hormigón. A pocos metros de este puente, encontraremos las primeras ilustraciones del recorrido.

Aunque parece que la senda siga recto en continuo ascenso, nosotros iremos por la derecha bordeando una gran roca.

La senda aunque no es muy amplia, es muy clara de seguir. No tendremos problemas a la hora de continuar con la ruta.

Por el camino, encontraremos algunos carteles, tanto de la flora como de la fauna de la zona.

Cruzar el río Mira por el puente

A 350 metros del inicio, tendremos que cruzar de nuevo el río Mira, por un puente de madera.

Aunque el invierno ya se ha instalado en este paraje y los árboles se han quedado sin hoja, este lugar tiene mucho encanto.

Este cañón del río Mira nos está gustando mucho y gracias a ello, estamos disfrutando a lo grande.

A unos 300 metros después de haber cruzado el río, llegaremos a un cruce. Si lo deseamos podemos girar a la derecha y visitar el mirador, nosotros lo dejamos para la vuelta.

A tan sólo 500 metros del desvío, encima de la pared de nuestra derecha, hay un arco natural, que cuesta un poco verlo.

Cruce por puente de hormigón

A casi 1.5kms desde el arco de piedra, llegaremos a un cruce bastante importante. Como referencia, a nuestra derecha encontraremos una construcción en ruinas.

Tenemos que prestar atención al puente de hormigón, ya que si el río lleva mucha agua, quizás no se pueda cruzar el río. Ya que el puente está casi tocando el agua cuando nosotros pasamos.

En el caso que no se pueda cruzar el río por ese puente, la ruta se puede hacer lineal. Se puede ir y volver por el mismo sitio.

Nosotros por ahora no cruzaremos el río Mira y seguiremos la senda por el lado derecho.

A partir de este punto, el sendero de vez en cuando desaparece. Nosotros llegamos a la conclusión, que la mayoría de usuarios, camina por la otra parte del río.

Pero no hay que preocuparse, porque vuelve a aparecer. Además gracias a nuestro GPS, podemos seguir con la ruta sin preocuparnos.

A nuestra derecha, junto a la pared, encontraremos una edificación que parece restaurada. En caso de mal tiempo, suponemos que podríamos refugiarnos en el.

 

A unos 700 metros aproximadamente, entraremos en una zona con bastante vegetación. En la cual podemos encontrar algunos pinos caídos pero que no supondrá un impedimento para continuar con la ruta. Buscaremos el mejor paso, los sortearemos y continuaremos con nuestro camino.

Haz click en la imagen de abajo y consigue un descuento del 10% en Booking.com
Descuento del 10%

Mirador natural

Para llegar hasta el Mirador, habrá que recorrer una distancia de unos 300 metros en un continuo ascenso.

En el mirador no encontraremos ninguna ayuda de seguridad, tipo vallas de madera o similares. Así que una vez arriba, extremaremos las precauciones.

Tanto la subida como la bajada, serán los puntos menos amables del recorrido. Gracias a los bastones, la subida la haremos sin problemas, no hay ningún paso arriesgado.

 

En el descenso, encontraremos mucha tierra suelta y piedra, así que bajaremos con precaución.

Seguiremos nuestro camino subiendo por encima de una roca, no hay que trepar ni nada parecido.

Llegaremos hasta un campo de cultivo, nosotros por educación, lo bordeamos por la derecha. Al llegar a un camino giramos a la izquierda para cruzar el río Mira y volver.

Puente de Hormigón

En el caso de querer ir a Villa Paz, tendríamos que seguir recto, siguiendo el GR 64. Nosotros cruzaremos el puente y caminaremos por un camino amplio.

Ya hemos recorrido la mitad del camino y apenas nos hemos cansado.

En esta primera parte caminaremos entre pinos que nos darán sombra. Cuando lleguemos a los campos de cultivo presuntamente abandonados, seguiremos por una senda fácil de seguir.

Haz clic en la imagen de abajo y consigue un descuento del 25€ al realizar tu reserva en Airbnb
En pocos metros llegaremos al puente de hormigón que vimos a la ida, lo cruzaremos y volveremos por el mismo camino de ida.

A 1.6kms después de cruzar el puente, encontraremos un desvío hacia la izquierda. Ese desvío es para ir hasta el mirador.

Aunque la senda es algo amplia, un tropiezo o un resbalón y con una supuesta caída, puede llegar a tener serias consecuencias. La caída es desde bastante altura y no hay ninguna ayuda de seguridad, que nos de confianza a la hora de caminar.

Una vez lleguemos al mirador, encontraremos una ilustración de fauna que podemos encontrar por la zona.

Volveremos por el mismo camino y regresaremos al coche en pocos minutos.

Recomendaciones para realizar esta ruta

  • En los meses de más calor, se recomienda llevar agua. No hay fuentes por el camino.
  • En los meses de más calor, se recomienda llevar protector solar y una gorra o similar. Hay partes del recorrido que no hay sombra.
  • Los bastones, sólo los usaremos en algunos lugares puntuales. Así que dejamos al lector la decisión de llevarlos.
  • Como es lógico, el calzado y la ropa, tiene que ser la adecuada para realizar este tipo de actividad.
  • El mapa y el GPS, es obligatorio. Aunque encontraremos bastantes indicaciones por el recorrido, es un material que nos ayudará mucho.
  • Y sobre todo, venir con ganas de disfrutar del camino.
Otras rutas en la misma provincia
Cerca de Mira, hicimos esta ruta por el río Cabriel, en la localidad de Enguídanos. Haz click aquí para ver la ruta external.
Las hoces del río Mira
5 (100%) 54 votes

4 comentarios en “Las hoces del río Mira”

    • Hola Javi:
      Gracias por pasarte por nuestro blog y hacer tu comentario sobre la ruta.
      Un saludo y a seguir disfrutando de la montaña.

  1. Hola Eulogio.

    No conocía esta hoz y me ha parecido un paraje que bien merece la pena recorrer, se me van acumulando las rutas por esta zona. Si el río sobrepasa el puente, seguro que se puede pasar por otro lado, no se ve muy ancho y sino por medio con las zapatillas.

    Un saludo

    • Hola Eduardo:

      Nos quedan tantos sitios por recorrer y visitar, que deberíamos tener varias vidas para poder recorrerlos todos y eso es lo que tiene de bonito esta afición, que siempre nos sorprendemos una y otra vez.
      Un saludo y a seguir disfrutando de la montaña.

Deja un comentario