Qué ver en Lanzarote

Qué hacer en Lanzarote
5
(189)

Qué ver en Lanzarote

5 Experiencias únicas en Lanzarote 

La más septentrional de las islas Canarias, Lanzarote, es conocida por sus paisajes volcánicos, salvajes, ásperos. La orografía rocosa de las Montañas de Fuego en el Parque Natural de Timanfaya, las arenas de extraños colores de algunas de las playas de la isla, los campos de cultivo de vid sobre pedregales volcánicos…, todo nos recuerda que nos encontramos encima de una caldera natural, a partes iguales bella y amenazante.

Los volcanes y las playas son lo más llamativo de la isla, pero también hay otras cosas que ver en Lanzarote, no necesariamente incluidas en los principales circuitos comerciales. Pueblos preciosos, túneles excavados en la roca, gastronomía, rutas senderistas… A continuación, os vamos a explicar nuestras ideas favoritas.

JAMEOS_DE_AGUA_LANZAROTE

Como no podía ser de otra forma, también visitamos los Jameos de Agua

Visitar los Jameos del Agua 

El paisaje de Lanzarote está fuertemente marcado por las erupciones volcánicas, que han dejado un rastro de túneles y cuevas ocultas bajo la superficie de la isla.

La más conocida de estas cuevas se encuentra en la costa norte de Lanzarote y recibe el nombre de los Jameos del Agua. Se trata de un conjunto de túneles volcánicos en los cuáles el artista César Manrique trabajó en los años 70, convirtiéndolos en un espacio único que ha recibido la calificación de Sitio de Interés Científico y Bien de Interés Cultural.

En su interior hay un auditorio natural, un restaurante, se pueden realizar excursiones para ver su riqueza geológica y, en las zonas ocupadas por el agua, se pueden encontrar especies endémicas de gran interés. Además, en la parte superior hay un museo dedicado a los volcanes, muy interesante.

Todos los viernes se puede acceder en esta cueva a un pack de cena y concierto que es una verdadera maravilla, y una de las experiencias más espectaculares que podéis vivir en Lanzarote.

Y, si os quedan ganas de seguir conociendo el subsuelo de la isla, podéis visitar también la Cueva de los Verdes, un túnel de casi 8 km, con una altura máxima de 50 metros y una anchura de hasta 15, que se puede recorrer durante un kilómetro y medio más o menos. Una parte de este túnel es subacuático y se conoce como Túnel de la Atlántida.

Qué hacer en Lanzarote

Comida volcánica.

Disfrutar de la cocina volcánica 

La mayoría de los visitantes de Lanzarote visitan el Parque Nacional de Timanfaya, con sus volcanes. Pero no todo el mundo sabe que en un restaurante ubicado dentro del propio parque y llamado El Diablo, pueden probar algunos platos cocinados con el calor que emana de la tierra.

El restaurante se encuentra en las Montañas de Fuego, una serie de conos volcánicos, cráteres, coladas volcánicas y rocas dispersas que forman un paraje natural de unos 200 km cuadrados. César Manrique, el artista, diseñó una ruta por este paisaje y creó el restaurante El Diablo en el centro de las Montañas, conocido como Islote San Hilario.

En el restaurante se cocina con el calor de los géiseres o sobre pozos que horadan la roca y que pueden alcanzar elevadas temperaturas, y la experiencia que se crea es única y distinta de todo lo que hayáis vivido antes. Además, la zona de comedor está en una sala circular completamente acristalada que os permitirá ver todo lo que os rodea.

Hoy en día esta zona se pueden realizar distintas rutas guiadas, tanto a pie como en autobús, perfectas para conocer los volcanes. Sin embargo, hay una actividad concreta que combina el conocimiento de la zona (con una ruta con guía) con la degustación de las especialidades del Diablo.

Qué hacer en Lanzarote

Visitar los viñedos de la Geria 

Dado el paisaje casi lunar de la isla, una de las cosas más sorprendentes de Lanzarote es que se pueda cultivar en ella. Sin embargo, los campesinos de la zona han conseguido no solo sacar rédito a esa tierra aparentemente hostil, sino incluso cultivar vid, con la que elaboran un fantástico vino.

Su sistema es “la geria”, un pequeño cono que excavan en la grava volcánica y rodean con un parapeto de piedra para proteger del viento la vid plantada en su interior. Como veis, un sistema tremendamente original y único, muy distinto de los utilizados en otras partes del mundo y que, sorprendentemente, da muy buenos resultados, tanto para la vid como para otros cultivos. Un sistema que, además, crea un paisaje que no podréis ver en ningún otro lugar y que ha sido reconocido como Paisaje Protegido.

Si queréis ver los viñedos y disfrutar del paisaje con un buen vino de malvasía con denominación de origen Lanzarote en la mano, nada mejor que acercarse a alguna de las bodegas de la isla. Una de las más conocidas y con más historia es La Geria, que organiza visitas y dispone de un restaurante de tapas.

Qué hacer en Lanzarote

Ruta marítima.

Ruta marítima por los pueblos pesqueros 

Navegar alrededor de la isla es un clásico de las visitas a Lanzarote, y hay empresas que ofrecen experiencias preciosas, como navegar en un velero al atardecer para ver los delfines. Sin embargo, en esta ocasión os vamos a proponer una experiencia más sencilla y auténtica: ver desde el mar los principales puertos pesqueros de la isla.

La pesca ha sido una actividad principal en la isla desde hace al menos 500 años, y llegó a ser tan importante que, hace unas décadas, el 90% de la pesca de sardinas en España se realizaba desde sus costas. Eso afectó a su economía, por supuesto, pero también a la configuración de sus costas, y dio lugar a cierta acumulación de población alrededor de los pueblos pesqueros. Estos, con sus casas encaladas, blancas y con detalles en color que les dan alegría, siguen mostrando una imagen tradicional encantadora que no deberíais perderos.

Qué hacer en Lanzarote

Senderismo en Lanzarote.

Podéis empezar por Arrecife, que es el principal punto de entrada a la isla si vienes en ferry o crucero, dónde no podéis dejar de ver el Charco de Santa Inés, el primer puerto pesquero de Lanzarote. Y luego podéis navegar cerca de la costa parando en otros puntos o, simplemente, viendo las fachadas marítimas blancas destacadas sobre el fondo oscuro del paisaje volcánico.

Pueblos especialmente interesantes son:

  • Punta Mujeres, donde podéis desembarcar para disfrutar de sus fantásticas piscinas naturales de aguas cristalinas
  • El Golfo, que tiene un rarísimo lago verde que parece sacado de una película de ciencia ficción, aunque en realidad solo se trata de un cráter volcánico invadido por las aguas del mar y en el que hay una cantidad exagerada de algas.
  • Teguise, que fue capital de la isla siglos atrás y aún conserva un núcleo histórico muy bonito e interesante.

Senderismo por la isla 

Finalmente, hay que decir que Lanzarote es una isla perfecta para ser recorrida a pie. Los desniveles no son muy grandes ni muy pronunciados, el clima es moderado siempre y las vistas desde casi todas partes son espectaculares. Quizás por eso hay tantas empresas que organizan rutas guiadas y tantas personas que vienen dispuestas a pegarse tremendas caminatas. Y una de nuestras rutas favoritas es la que une Haría y El Bosquecillo.

Qué hacer en Lanzarote

Se trata de una ruta de unos 8 km que se inicia en Haría, una población que tiene algo especial: en ella hay un microclima que la convierte en la zona más verde de la isla. Desde allí, el recorrido zigzaguea a través de un valle muy verde, lleno de palmeras, y nos lleva a dos miradores sobre la costa. Desde el segundo, el Mirador del Risco de Famara, la panorámica es realmente espectacular.

Es un recorrido muy sencillo, que se puede hacer en familia, incluso con niños pequeños, aunque algunos tramos cortos son muy escarpados. Y a nosotros nos encanta porque permite ver la parte más verde y tropical de la isla y escapar un poco de un paisaje árido y volcánico que parece captado por el Robber en Marte.

Y, además, lleva hasta El Bosquecillo, que es uno de los pocos sitios de la zona en los que se puede disfrutar plenamente del paisaje en familia, ya que está acondicionado para niños, con zona infantil, barbacoas, bancos y mesas. Así, mientras los adultos disfrutan de las vistas, con la Graciosa y el archipiélago Chinijo en el horizonte, los niños pueden jugar y distraerse.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 189

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Síguenos en nuestra redes sociales

Mis recomendaciones personales.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer Más