Pasarelas de la Cerrada del río Castril, en Granada

Antes de empezar con la descripción de la ruta por la cerrada de Castril, nos parece muy interesante detallar parte de la historia de esta localidad.

Un poco de historia sobre la localidad de Castril, en Granada external

Aunque en la zona de Castril hay restos de asentamientos humanos desde el Neolítico y la Edad del Bronce (forma parte de la Ruta de los Primeros Pobladores de Europa).

Fue en la época de dominación Púnica cuando se asentaron los primeros pobladores en la zona del pueblo.

El historiador Tito Livio sitúa en la zona la derrota y muerte del general Amílcar Barca. Después fueron los romanos los primeros que utilizaron su famosa peña como protección para un campamento militar que luego se convertiría en villa.

De hecho, su nombre podría derivarse del término latino “castrum” (campamento). Durante la dominación musulmana, en la época de dominación Almohade se convirtió en una ciudad fortificada y fue bautizada como Hisn (castillo) de Qastal.

La primera población se limitó a unas cuantas casas en el recinto inferior del castillo y algunas más apiñadas junto a las defensas de la fortaleza.

Ya en época del Reino de Granada y tras los muchos vaivenes que sufrió la frontera. Fue importante en la vigilancia de las frontera ya que controlaba un amplio espacio de gran importancia estratégica.

Vigilando el acceso a la zona nazarí de los caballeros del Adelantamiento de Cazorla y de la Orden Militar de Santiago a través de la zona de los Prados del Conde.

Justo sobre la zona del nacimiento y paso muy antiguo de migraciones y ejércitos hacia Levante y la zona de Cazorla.

Si tenéis más curiosidad sobre su historia, sería aconsejable visitar la siguiente web.

Únete a nuestra comunidad y subscríbete a nuestro blog, ya somos más de 1130 usuarios

Descripción de la ruta de la Cerrada de Castril

Como suele ser habitual en nosotros, fuimos a visitar el centro de visitantes, esta vez en Castril.

Haz clic aquí en las coordenadas, para ver la localización del centro de visitantes en Google Maps. 37°47’54.1″N 2°47’01.3″W

Este es el recorrido desde el centro de visitantes hasta el aparcamiento de la Cerrada de Castril. Hay que tener algo de cuidado ya que el camino no es muy amplio, aunque está muy bien asfaltado. Haz clic aquí.

Aparcamiento de la Cerrada de Castril

El aparcamiento aunque no está asfaltado, es bastante grande. No hemos podido encontrar su capacidad, pero calculamos que pueden caber unos 30 vehículos.

Desde el aparcamiento hasta el inicio de la ruta de la cerrada de Castril, tan sólo hay unos pocos metros.

 

Unos metros antes, hay una área recreativa con bastantes mesas y bancos de hormigón.

Inicio de la ruta

Al lado del aparcamiento podemos ver el río Castril, que antes de esconderse bajo nuestros pies, nos muestra una chorrera o cascada.

Los primeros metros de esta ruta son por un camino amplio, acompañado por la arboleda perdida.

La Arboleda Perdida

 

de Jerónimo Melrinho y Joserfa Caixinha

«Muchos años después, cuando mi abuelo ya se había ido de este mundo
y yo era un hombre hecho, llegué a comprender que mi abuela, también ella,
creía en los sueños. Otra cosa no podía significar el que, estando sentada
una noche, ante la puerta de su pobre casa, donde entonces vivía sola,
mirando las estrellas mayores y menores de encima de su cabeza, hubíese
dicho estas palabras: <el mundo es tan bonito y yo tengo tanta pena de morir>.
No dijo miedo de morir, dijo pena de morir, como si la vida de pesadilla y
continuo trabajo que había sido la suya, en aquel momento casi final,
estuviese recibiendo la gracia de una suprema y última despedida, el consuelo
de la belleza revelada.
Estaba sentada a la puerta de una casa, como no creo que haya habido alguna
otra en el mundo, porque en ella vivió gente capaz de dormir con cerdos como
si fuesen sus propios hijos, gente que tenía pena de irse de la vida sólo porque
el mundo era bonito, gente, y ese fue mi abuelo Jerónimo, pastor y contador
de historias que, al presentir que la muerte venía a buscarlo, se despidió de los
árboles de su huerto uno por uno, abranzándolos y llorando
porque sabía que no los volvería a ver»

(José Saramago)

Haz click en la imagen de abajo y consigue un descuento del 10% en Booking.com
Descuento del 10%

Paseo por la arboleda perdida

Este texto lo encontraremos en una ilustración a nuestra derecha, al inicio del paseo.

¡Cómo nos gustan estos pequeños rincones con tanta vida!. Aunque no pudimos fotografiarlos, encontramos aves de diferentes especies y también a una juguetona ardilla.

 

Sólo salir de la arboleda perdida, a nuestra izquierda hay una edificación de hormigón que son servicios «WC». Están muy limpios y esto es de agradecer.

Después de una pequeña esplanada, seguiremos por un camino amplio y acompañados del río Castril.

Entrada a la Cerrada de Castril

A unos 120 metros desde los aseos, encontraremos a nuestra derecha un puente y la fachada de una antigua central eléctrica.

 

A pocos metros se encuentra el verdadero inicio de la cerrada de Castril. Para poder iniciar esta ruta, tendremos que traspasar una puerta de forja. En dicha puerta encontraremos algunas ilustraciones, que como es normal en nosotros las leemos muy atentamente.

Al pisar las primeras maderas, nos viene a la memoria, esa espectacular ruta por el río Borosa y la cerrada de Elías external. La ruta del río Borosa, es una de esas rutas que se te quedan grabadas en la memoria.

Las sensaciones son distintas, ya que la cerrada de Elías vas casi a nivel del río Borosa. A la altura por la que caminamos, sería más como las Pasarelas de Alquezar en el río Vero external. Pero si quisiéramos hablar de pasarelas con altura, hablaríamos de las Pasarelas de Montfalcó external. A expensas de hacer el caminito del rey, por ahora, esta últimas son las más espectaculares.

Pasarelas de madera

Aunque el recorrido por las pasarelas es muy corto, no llega a 200 metros, se disfruta mucho.

 

Siempre que camino por un lugar como este, me gusta pararme y mirar hacia abajo. Como es lógico, si tienes vértigo, hacer esto sería una locura.

Poco a poco, vamos bajando hasta llegar al lecho del río Castril y caminaremos durante un rato a su lado.

Haz clic en la imagen de abajo y consigue un descuento del 25€ al realizar tu reserva en Airbnb

Puente colgante

A unos 100 metros después de abandonar las pasarelas, llegamos a un puente colgante. Otra prueba de fuego para quienes padezcan de vértigo.

 

El puente en sí, no es muy largo, pero se mueve bastante, y para algunas personas les puede dar algo de reparo. La altura tampoco es gran cosa, en algunos puntos, las pasarelas están a más altura.

Túnel excavado en la roca

Nada más cruzar el puente, llegaremos a un túnel. Se recomienda llevar luz, en nuestra opinión, con la linterna del móvil es suficiente.

A mitad del túnel a nuestra izquierda, hay un pasillo que nos conducirá hasta un pequeño mirador. Nosotros aconsejamos su visita, ya que podremos ver unas pequeñas cascadas provocadas por una pequeña presa.

 

Regresaremos al túnel principal y en pocos metros saldremos a cielo abierto.

A pocos metros de salir del túnel, llegamos a un puente de hierro y hormigón. Tras cruzarlo, nos llevará hasta el molino/restaurante la Cerrada. Donde nosotros daremos por concluida la ruta. Al ser esta una excursión lineal, regresaremos por donde hemos venido.

Recomendaciones para realizar esta ruta de la Cerrada de Castril

  • En los meses de más calor, se recomienda llevar agua. No encontraremos fuentes por el camino.
  • En los meses de más calor, se recomienda llevar protector solar y una gorra o similar.
  • Los bastones, sólo los usaremos en algunos lugares puntuales. Así que dejamos al lector la decisión de llevarlos.
  • Como es lógico, el calzado y la ropa, tiene que ser la adecuada para realizar este tipo de actividad.
  • En este caso el mapa y el GPS, no es obligatorio. Encontraremos postes indicándonos la dirección a seguir.
  • Y sobre todo, venir con ganas de disfrutar del camino.
Cerca de Castril se puede visitar:

En Tiscar, se encuentra la cueva del agua, declarada Monumento Natural. Haz click aquí para ver la ruta external.

Manantial de Fuencaliente, Huéscar. Haz click aquí para ver el artículo external

Pasarelas de la Cerrada del río Castril, en Granada
5 (100%) 54 vote[s]

4 Comentarios

  • Javi

    16/04/2019 - 18:39

    Ya te estas animando al Sur, jijijijijijijij

    Preciosa ruta y ya llevo 2 y las que quedan.

    • Siguiendo la Senda

      17/04/2019 - 09:25

      Gracias Javi por tu comentario.
      El año pasado ya estuvimos por esta zona, y como nos gustó tanto, no hemos dudado en volver para ver cosas que se nos quedaron en el tintero.
      Por mucho que hagas, siempre nos quedarán y eso es lo bonito de esta afición.
      Un saludo.

  • Eduardo Pardo

    17/04/2019 - 20:06

    Hola Eulogio.

    Pues al ver la fotografía de portada, lo primero que me ha venido a la cabeza ha sido la cerrada de Elias. Veo que en cuanto podéis hacéis una escapada, el paseo me ha gustado mucho y para lo corto que es, es muy variado. Alcahueteando por wikiloc he visto que se puede alargar, haciendo una circular.

    Tengo pendiente visitar esa zona y la ciudad de Granada, me apetece mucho, seguro que algún día llegará.

    Un saludo

    • Siguiendo la Senda

      18/04/2019 - 09:21

      Hola Eduardo:
      Nuestra primera opción era visitar los pirineos, pero viendo el mal tiempo que se pronosticaba y que al final se cumplió, decidimos ir de nuevo al Parque natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas y como siempre es un acierto.
      Esta ruta la hicimos porque nos venía de paso y al ser corta nos vino como anillo al dedo, ya que por la tarde hicimos otra ruta que nos encantó.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.