Ascensión al Mulhacén

4.9
(192)

Ascensión al Mulhacén

Una de las rutas que no os podéis perder si visitáis la provincia de Granada es la ascensión al Mulhacén, la montaña más alta de la península.

El Mulhacén debe su nombre al penúltimo rey nazarí de Granada, Muley-Hacem, del que se dice que fue enterrado en ella y es el pico más alto de la España peninsular. Sin embargo, el ascenso a su cota más alta, con 3.479 metros de altura, es relativamente sencillo si se realiza por su vertiente sur.

La ascensión al Mulhacén, ida y vuelta desde el punto más alto accesible en autobús es de unos 12 kilómetros, puede recorrerse en unas cinco horas y media y tiene 780 metros de desnivel.

En todo caso, es importante recordar que se trata de rutas de alta montaña que, además, están bastante desprovistas de vegetación, por lo cual a las temperaturas frescas de las altitudes elevadas se suelen sumar vientos gélidos. Y no os fieis de la temperatura que haga en Capileira, ya que la diferencia térmica con la zona alta de la montaña puede ser enorme.

Ascensión al Mulhacén

En este punto, nos subimos al autobús para poder hacer la ascensión al Mulhacén. Donde yo dejé el coche, está a pocos metros. Si seguimos rectos en dirección a la torre de la luz que hay casi en el centro de la foto, bajamos unas escaleras y a la izquierda está el aparcamiento.

Información de la ascensión al Mulhacén:

  1. No es apta para carritos de bebé, ya que hay una zona de senda.
  2. No es apta para personas con movilidad reducida, ya que todo el camino va por senda.
  3. Distancia recorrida: 12 kms.
  4. Desnivel: 780 metros.
  5. Tipo de ruta: Circular.
  6. Dificultad: moderada.
  7. Tiempo estimado: 4 horas y 30 minutos, sin contar las paradas.
  8. El aparcamiento es gratuito y no hay que pagar nada.
  9. Es apta para niños, siempre que estén controlados por adultos y estén acostumbrados a caminar por la montaña.
  10. Haz clic aquí para ver el Aparcamiento. Es un aparcamiento oficial. Está al lado del inicio de la ruta.
  11. Desde nuestro punto de vista, en el recorrido no hay un punto delicado.

Como llegar al punto de inicio de la ascensión al Mulhacén

El Mulhacén está situado dentro del Parque Nacional de Sierra Nevada, reconocido como Reserva de la Biosfera de la UNESCO por su alto valor biológico. Lo separan unos 73 km de la ciudad de Granada.

La población más cercana al inicio de nuestra ruta es Capileira, un pequeño pueblo de casitas encaladas de poco más de 550 habitantes situado en la parte noroccidental de la comarca de la Alpujarra Granadina. A pesar de ser tan pequeño, el municipio es muy turístico, por lo que se pueden encontrar en él múltiples hoteles, casas rurales y apartamentos.

Ascensión al Mulhacén

En esta zona nos deja el autobús y desde este punto comenzamos la ascensión al Mulhacén.

Se puede acceder a esta localidad desde Granada, siguiendo la N-323ª hasta Lecrín, pasando por la archiconocida localidad de Lanjarón, y después tomando el desvío por la A-348 hasta Capileira.

Desde allí, podemos llegar al Alto del Chorrillo (a 2.700 metros) con el servicio de minibuses del Servicio de Interpretación de Altas Cumbres (S.I.A.C), que sale desde sus oficinas. El trayecto, de sólo 17 km, cuesta 14 € por persona y dura unos 45 minutos. Para amenizarlo, el trayecto se convierte en una visita guiada durante la cual un guía medioambiental va dando datos sobre el Parque de Sierra Nevada.

Este servicio se interrumpe durante la época de nieve y, dado que cuando está en activo está bastante solicitado, es recomendable reservar en www.reservatuvisita.es, también puede reservar tu plaza en sus oficinas de Capileira.

No está permitido llegar al Alto del Chorrillo en vehículo particular, pero sí se puede llegar hasta la barrera de la Hoya del Portillo, 8 km antes, así que si no os importa que la ruta a pie sea más larga también puede ser una buena opción. En este caso la subida hasta el Alto del Chorrillo se hace por una pista de tierra.

Ascensión al Mulhacén

Recordad, llevar ropa de abrigo, agua, gorra y protector solar para poder hacer con éxito la ascensión al Mulhacén.

Ascensión al Mulhacén

Tras bajar del minibús en el Alto del Chorrillo, nos encontramos con varios caminos que parten del “aparcamiento”.

Uno de ellos es la pista descendente que baja hasta el Refugio de Poqueira, dónde se encuentra el aparcamiento de la Hoya del Portillo que hemos mencionado antes.

El otro es el que remonta la Loma hasta el Mulhacén y su cumbre. Este es el que vamos a seguir nosotros en nuestra ruta de ida.

Posteriormente, a la vuelta, vamos a usar el tercer camino, una antigua carretera que estuvo abierta al tráfico rodado hasta 1994 y que pasa por la Laguna de la Caldera, de la que ya hablaremos más adelante.

Ascensión al Mulhacén

Como se ve en la imagen, la senda para ascender hasta el Mulhacén está muy clara y es fácil de seguir.

Ascenso al Mulhacén por las lomas y el falso Mulhacén 

Al iniciar la ascensión al Mulhacén por las Lomas, lo primero que vemos es que las vistas son impresionantes. Entre las cotas 3000 y 3200, mirando hacia el sur, podemos ver la Sierra de Lújar en la lejanía y divisar el monte Veleta (3.398 m.) y el Cerro de los Machos (3.327 m). En cambio, es imposible ver la cumbre a la que nos dirigimos, ya que la curvatura de la loma la mantiene oculta.

A unos 2 kilómetros y medio del inicio de la ruta pasamos un cruce, en el que debemos mantener la dirección, y desde ahí pasamos a subir por la Loma del Mulhacén propiamente dicha. Esta loma es un inmenso pedregal, así que hay que ir con cuidado porque el terreno se vuelve algo inestable.

Ascensión al Mulhacén

Vértice del Mulhacén II.

Finalmente, llegamos a una cima, pero ¡cuidado!, no se trata del Mulhacén, sino de un segundo pico, algo más bajo, que se conoce como Mulhacén II o Falso Mulhacén. Desde allí, a 3.362 metros de altitud, ya podemos divisar la verdadera cumbre, a 3.479 metros.

Para llegar hasta ella debemos soportar los fuertes vientos que soplan cerca de la cima, pero merece la pena para contemplar las vistas. Desde el pico del Mulhacén se obtiene una panorámica completa de Sierra Nevada incluso en los días menos claros. Pero, si acertáis a subir con las condiciones atmosféricas más adecuadas, veréis algo incluso más espectacular: las montañas del Rif, en Marruecos, surgiendo más allá del estrecho.

Ascensión al Mulhacén

Cima del Mulhacén. En este punto hacía mucho aíre, todo el mundo buscábamos la protección de las rocas.

Visita a la laguna de la Caldera

Tras disfrutar de las vistas y descansar un poco, iniciamos el descenso, bajando por una senda con una inclinación muy pronunciada que nos lleva hasta la Laguna de la Caldera, a unos 3000 metros de altitud. Como veis, el descenso es más rápido y directo.

La Laguna de la Caldera, con una extensión de 20.000 m2 y una profundidad de hasta 14 metros en el centro, es la laguna natural más grande de Sierra Nevada (aunque no la más profunda). Se formó en un circo glaciar y recoge las aguas de las cumbres cercanas, secándose en gran parte en verano. Cuando hay sequía se convierte en una especie de constelación de lagunitas pequeñas con poca agua.

Ascensión al Mulhacén

La senda de bajada hasta la Laguna de la Caldera, hay mucha tierra y piedra suelta. Los bastones son imprescindibles. La raya roja marca la senda de bajada.

Desde la laguna, el camino sigue una pista bastante cómoda que puede recorrerse también en bicicleta de montaña. Este camino bordea la parte inferior de los Tajos del Cerro y el Peñón Negro, dos zonas escarpadas de paredes rocosas que crean formas curiosas.

Regreso al punto de inicio de las ascensión al Mulhacén

Por este camino ciclable llegaremos otra vez al cruce que parte del Alto del Chorrillo. No obstante, antes de llegar aún hay tiempo para una última parada: poco antes de llegar al fin de la ruta veremos un poste rojo y amarillo que marca la posición de un edificio, hoy acondicionado como refugio de montaña.

Ascensión al Mulhacén

Si nos pillara una tormenta o lluvia fuerte, nos podríamos refugiar en este refugio.

Este edificio, conocido como Nido de la Ametralladora, es una antigua casamata de la guerra civil, en el que se apostaban varios soldados con una ametralladora y la misión de controlar el paso por la Carretera de Sierra.

Ascensión al Mulhacén

Desde este punto podemos intuir un poco el sendero de bajada.

Aunque la carretera está cerrada al paso de vehículos desde hace años, debemos recordar que estuvo en servicio durante todo el siglo XX, y Sierra Nevada fue una zona de intensos combates durante toda la guerra civil. De hecho, el Alto del Chorrillo albergó un pequeño campamento republicano mientras que el Alto del Carcajal, unos kilómetros más abajo, era zona nacional.

Ascensión al Mulhacén

Esta cabra es muy lista, si le ofrecías comida se acercaba a comer sin problemas.

Y, tras esta pequeña lección de historia, solo queda regresar al punto de partida, dónde nos esperan los autobuses del S.I.A.C, o seguir por la carretera que lleva al refugio de Poqueira si se ha llegado hasta allí en vehículo privado.

Ascensión al Mulhacén

Cerca del final del recorrido pudimos ver este otro ejemplar de cabra.

Otros destinos en la provincia de Granada:

Ruta por la cerrada del río Castril.

En este artículo os detallamos qué ver en Granada ciudad.

Los Cahorros de Monachil, es uno de los recorridos más bonitos en la provincia de Granada.

El recorrido de la Cerrada de Castril, es una ruta que no deberías perderte.

El manantial de Fuencaliente, es un lugar donde vale mucho la pena, relajarse y disfrutar de cada minuto.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.9 / 5. Recuento de votos: 192

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Síguenos en nuestra redes sociales

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer Más

Política de privacidad y cookies